Share/Bookmark

-Vargas Blues Band + Paul Shortino: Zeppelin Live - 10-05-2013.

1 comment

                                           

La gira nacional de Javier Vargas Blues Band junto a Paul Shortino pasaba por el escenario de Zeppelin Live con un 'set list' lleno de clásicos de la historia del rock.
De nuevo colabora con este blog Manuel Bosch así que os dejo a continuación su crónica de dicho concierto:


Manuel Bosch / No fue como me lo había indicado el propio Javier Vargas cuando se anunció su nueva llegada a la Zeppelin Live de Castellón. De acuerdo con aquella información, la velada constaría de dos partes: una con la Vargas Blues Band y su cantante habitual, Bobby Alexander; y otra con el grupo poniendo la instrumentación a Paul Shortino. A partir de ahí, me imaginaba que sería un concierto (dos en realidad) mitad blues y mitad hard rock. Pero no.  El resultado final sí que fue el previsto (blues y hard repartidos casi al 50%, aunque hubo más de lo segundo), pero quien apareció desde el principio sobre el escenario fue Paul Shortino y no Bobby, que actúa sólo en algunas fechas de esta gira.


Resultó ser un concierto de versiones, con poco riesgo… lo cual no tiene por qué resultar peyorativo. En realidad, fue como una especie de juke box hard-blues-rockera en la que sonaban una tras otra canciones en su mayoría muy conocidas, lo que facilitó la recepción del público. Aunque a la vista de la discografía del guitarrista, en realidad no sorprendió esa línea del repertorio. Como es habitual en los bluesmen, Javier Vargas ha recurrido en su carrera de manera repetida a standards del género, pero desde que pasó a formar equipo con el batería Carmine Appice, el bajista Tim Bogert y Paul Shortino a la voz, a su set-list ha añadido un buen número de clásicos del hard rock, un género que siempre le ha gustado, demostrándolo sobre todo en directo. Eso sí, ha desaparecido el blues latino o aflamencado de algunas etapas.

Fue, además, un show de solos aplaudidos, algo cada vez menos frecuente. Y es que la pericia de estos protagonistas da para mucho. Pocos pueden hacer justicia al bello ‘Parisienne walkaways’ de Gary Moore y Phil Lynott, y Javier Vargas es uno de ellos, obteniendo en mitad de la canción la primera ovación individual de la noche. El trotamundos español-argentino-venezolano-estadounidense lleva muchos años instalado entre lo mejor de los guitarristas en este país y no tiene problema en demostrar el porqué en cada concierto. Sus músicos también tuvieron su momento de lucimiento, corto, sin llegar a agobiar. El bajista Luis Mayo fue el único que no tuvo solo, pero sí Peter Kunst a la batería y sobre todo David Lads, con su Hammond. Lo  curioso es que era Paul Shortino quien iba señalando a quién le tocaba hacer el solo en cada momento como una especie de maestro de ceremonias dirigiendo al resto de sus compañeros.

Shortino responde con gran solvencia tanto en la parte hardrockera como en la blues, demostrando una forma vocal a sus 55 años que muchos cantantes que comenzaron junto a él en los 80 y han alcanzado más éxito envidiarían hoy en día. Mucha potencia y melodía unidas en este vocalista angelino de extraños bailes –a veces parecía que se iba a arrancar con un mambo y en otros momentos hacía gala de los típicos ‘tics’ del cantante rockero- pero con un ganado respeto a lo largo de más de tres décadas… Cuando Ronnie James Dio contó con él para el mítico single benéfico ‘Stars’, por algo sería.

Además de ese inicial ‘Rock me baby’ de BB King que debe de ser uno de los temas con más versiones de la historia del rock y de un ‘Sunshine of your love’ de Cream que le va a la zaga y junto al ya mencionado ‘Parisienne walkways’, sonaron versiones del ‘Black night’ de Deep Purple, ‘It’s a long way to the top’ de AC/DC, el ‘Lady’ de Appice, Bogert y el mito de la guitarra Jeff Beck o una sorprendente –aunque no tanto si se ha escuchado el disco con Appice y Bogert-  versión rockerizada del‘Do ya’ think I’m sexy?’ de Rod Stewart (Appice es uno de sus compositores) que incluyó una parte final prácticamente rapeada. Un par de concesiones a la carrera de Shortino: ese ‘This must be love’, tal vez su tema más clásico; y el ‘We got a fever’, incluido en el disco de 2011 de King Kobra, su grupo actual, donde también coincide con… Carmine Appice. Sin estar presente, el mítico batería norteamericano fue protagonista indirecto de gran parte de la actuación.

La parte más blues coincidió con la presencia en el escenario de Ferran Bosch, un armonicista natural de la localidad valenciana de Sueca que ahora vive en el Grau de Castelló y forma parte de Radio Blues. Para nada desentonó… todo lo contrario. Muy buenos solos en piezas de Muddy Waters, ‘Same old thing’, o los Doors ‘Love me two times’. Y siguiendo con lucimientos, espectacular estuvo Shortino imitando con su voz el sonido de una trompeta en medio de un tema de BB King.

En un momento de la parte final, Javier Vargas comentó algo así como que estaban improvisando un set-list nuevo… y es de creer porque, por ejemplo, tras anunciar ‘Purple haze’ de Hendrix sonó otro tema. Llamativo resultó también que mientras Javier preguntaba al público si preferían un tema de Doors o Led Zeppelin –ganó el segundo-, Shortino, por su cuenta, se arrancaba con el ‘Heaven and hell’ de Black Sabbath cantado a capella y finalizado con una dedicatoria a Dio. Ya como colofón, el casi obligatorio en este tipo de eventos ‘Whole lotta love’.


Javier Vargas –guitarra- 
Luis Mayo –bajo- 
Peter Kunst –batería- 
David Lads –Hammond-
Paul Shortino -voz-

Invitado especial: Ferran Bosch (armónica).





-----------------------------------------------------------------
Si quieres ver el vídeo, quita la música del reproductor.
Pinchar en la foto para verla en alta resolución.
-----------------------------------------------------------------







































1 comment

María carmen : lunes, mayo 13, 2013 11:32:00 a. m.

Yo fui al concierto atraída por un nombre: VARGAS BLUES BAND, les había oído y visto en la tele y conocía su parte más "Blusera". Lo que fue una sorpresa musical (sabía que iba de cantante) fue encontrar al personaje de Paul Shortino, totalmente desconocido para mí, pues el hardrock no es mi fuerte. Pero la mezcla de estilos musicales resultó muy acertada, no sé si porque los temas eran "archiconocidos" hasta para una no seguidora del hardrock, yo soy más jazzera y blusera, aún así, la buena música es puro sentimiento en cualquiera de sus estilos y eso es lo que me gustó. Disfruté del concierto más de lo que imaginé.

Publicar un comentario

HOME | ABOUT

Copyright © 2011 rockmuseumlive | Powered by BLOGGER | Template by 54BLOGGER